Reproducción y Cría

Al igual que las chinchillas, los degú pueden reproducirse en cualquier época del año.

Su periodo de gestación es de 90 días.

Un periodo muy largo comparado con los de otros roedores.

Las hembras pueden tener 3 o 4 camadas al año, que suelen ser de unas 4 crías, pero pueden variar de 1 a 9 crías.

Las hembras presentan un celo fértil justo después del parto, por lo que pueden quedar gestantes sin problemas tras dar a luz y están aún criando su camada actual.

Si no lo hacen en seguida, suelen esperar a que las crías estén destetadas.

Casi no se nota que una hembra está preñada antes del parto.

Se suele notar un mes antes del parto.

Si tu hembra está preñada, evita tocarle el vientre ya que puede hacer un aborto natural fácilmente, lo que puede matarla

Durante el parto, las hembras beben mucha agua y preparan su nido.

Puedes ayudarla dándole algodón, papel, pañuelos, para hacer su nido, y sería una buena idea hacer otro nido para los demás.

Las crías suelen nacer al amanecer, y la madre puede tardar 45 minutos para liberar la cría.

Las otras hembras la ayudarán y tendrán una función de parteras.

Las crías pueden nacer con los ojos abiertos y su pelaje (a veces poco poblado) crece rápidamente, en algunas horas.

La madre les amamanta acostándose sobre ellos (tiene 8 mamas).

No tengas miedo, no corre peligro de aplastarlos.

No dejes la rueda en la jaula en este momento, ya que podría herirlos.

Las crías suelen empezar a corretear por ahí y comer alimentos sólidos al cabo de algunos días.

No es necesario quitar al padre de la jaula a la hora de nacer puesto que ayuda a la madre para educar a los recién nacidos.

Sin embargo, no te fíes ya que pueden acoplarse de nuevo en seguida después del nacimiento, por eso es preferible separarlos durante los dos días que siguen el nacimiento.

También ocurre que el padre sea celoso y ataque a las crías.

Entonces, será preciso sacarlo de la jaula.

Las crías serán destetadas al cabo de 5 semanas pero puedes esperar una semana más sin ningún peligro.

Ten cuidado con el padre que podría preñar a las crías hembras si las dejas durante demasiado tiempo con él.

Además, al cabo de 4 semanas, el padre corre peligro de pelearse con los cachorros machos, entonces más vale ponerlo en otra jaula.

Podrás coger a las crías en tus manos cuando cumplan una semana con toda seguridad, teniendo cuidado con no hacerles daño.

Sin embargo, será necesario que la madre esté acostumbrada a tu olor, para que no rechace a sus crías después (nunca oí hablar de tal caso pero más vale ser prudente).