^Back to Top

Mi Degú

El degú (Octodon degus) es una especie de roedor histricomorfo de la familia Octodontidae. Es conocido también por multitud de otros nombres, como degú/ratón cola de pincel, degú/ratón de las pircas o, incluso, ratón cola de trompeta. Sin embargo, este pequeño caviomorfo endémico de Chile es usualmente denominado degú común, para distinguirlo de los otros miembros del género Octodon.

ATENCION! Esta Web utiliza Cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar, al pulsar Aceptar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las Cookies. Sin embargo, puedes cambiar la configuración en cualquier momento.

Ver nuestra Politica de Coockies

Ver la Directiva Europea

Ha rechazado las Cookies. Esta decisión puede cambiarse.

Ha permitido que las Cookies sean instaladas en su ordenador. Esta decisión puede cambiarse.

Condiciones Generales

Multi Translator

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Contador de Visitas

Hoy:78
Ayer:64
Esta Semana:294
Este Mes:780
Total Visitas:68188

Tu I.P. es: 3.91.106.44 Viernes, 15 Noviembre 2019 20:50

El Degú como mascota

Los degú se han vuelto populares como mascotas, aunque hasta hace poco rara vez se podían encontrar en tiendas de mascotas.

Sus ventajas sobre las mascotas pequeñas tradicionales son sus hábitos diurnos, su personalidad activa, y su tiempo de vida.

Se dice que viven hasta 13 años bajos circunstancias ideales (aunque una mala procedencia genética frecuentemente reduce significantemente el periodo de vida de un degú mascota).

El periodo de vida promedio de un degú en cautiverio está entre los 5 y 8 años de edad.

Una desventaja del degú como mascota es que roen mucho más que la mayoría de los otros roedores comunes, especialmente a través de jaulas con fondo de plástico típicamente encontradas en las tiendas de animales.

Los degú no domesticados, al igual que la mayoría de los animales pequeños, pueden ser propensos a morder, pero su inteligencia los hace fáciles de domesticar.

A veces dan mordiscos amistosos hacia sus dueños humanos que no pasan mas allá de un pequeño e insignificante pellizco, pero pueden dar una mordida defensiva si se sienten amenazados.