^Back to Top

Mi Degú

El degú (Octodon degus) es una especie de roedor histricomorfo de la familia Octodontidae. Es conocido también por multitud de otros nombres, como degú/ratón cola de pincel, degú/ratón de las pircas o, incluso, ratón cola de trompeta. Sin embargo, este pequeño caviomorfo endémico de Chile es usualmente denominado degú común, para distinguirlo de los otros miembros del género Octodon.

ATENCION! Esta Web utiliza Cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar, al pulsar Aceptar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las Cookies. Sin embargo, puedes cambiar la configuración en cualquier momento.

Ver nuestra Politica de Coockies

Ver la Directiva Europea

Ha rechazado las Cookies. Esta decisión puede cambiarse.

Ha permitido que las Cookies sean instaladas en su ordenador. Esta decisión puede cambiarse.

Condiciones Generales

Multi Translator

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Contador de Visitas

Hoy:50
Ayer:56
Esta Semana:233
Este Mes:1056
Total Visitas:61835

Tu I.P. es: 54.81.220.239 Viernes, 19 Julio 2019 21:24

Cuidados en cautiverio

Los degús se relacionan bien con los humanos, pero debido a su naturaleza altamente social es mucho mejor para su bienestar tener parejas o un mayor número de individuos del mismo sexo.

Dos o más machos pueden convivir juntos, siempre que hayan permanecido juntos desde una temprana edad.

Tener parejas de degús es muy popular y a la vez recomendado ya que, los degús forman fuertes vínculos con otros miembros de su "grupo" y esto se extiende también hacia los humanos que pasan mucho tiempo cerca de ellos.

Los degús deben mantenerse en jaulas grandes con grandes cantidades de paja y virutas de madera (especial para roedores) que debe cambiarse frecuentemente, para que el animal excave en ellos.

Nunca ponerles arena de gato, ya que podría dañar a sus pies por ser piedrecillas con algún que otro canto vivo.

Además este tipo de arena contiene unas partículas muy finas (en forma de polvo) que puede afectar a sus vías respiratorias.

Al ser arena pueden interpretarlo como que es para efectuar sus "baños" y podría llegar a ocasionarles alguna herida en su cuerpo. 

La arena de gato se suele hinchar con la humedad, por lo que si comiesen alguna de las piedras de la arena de gato, podría hincharse en su estomago llegándoles a provocar la muerte.

Es muy recomendable proveerles libremente heno ya que esto ayuda a mantener su sistema digestivo saludable.

Las jaulas con fondo de plástico serán destruidas con frecuencia debido a que las roen (aunque esto a veces puede evitarse suministrando otros materiales para masticar y morder) por lo que es más recomendable albergarlos en jaulas completamente hechas de metal, o urnas de cristal, tipo pecera o terrarios lo suficientemente grandes.

También, debido a su naturaleza roedora, juguetes y otros objetos de plástico deben mantenerse fuera del alcance de los degús, porque algunos plásticos contienen componentes como plastificadores que son tóxicos cuando se ingieren.

Finalmente, la naturaleza social del degú los puede hacer sentir solitarios, así que los humanos que tengan solo un espécimen deberían intentar hablarle mucho a su mascota, colocar al animal en un lugar donde haya mucha actividad en la casa, y sacarlos frecuentemente de su jaula (a los degús les gusta abrazarse con los humanos, y pueden sentarse e incluso dormir en el regazo si están cómodos), pero no deben dejarse correr libremente, a no ser que sea una zona de la casa que no puedan esconderse, como puede ser el aseo, y siempre bajo nuestra vigilancia y presencia.

El reciente surgimiento en el interés por el degú como mascota ha tenido consecuencias positivas y negativas.

El incremento en la popularidad ha creado una avalancha de degús puestos en adopción por culpa de dueños ignorantes o confiados incapaces de cuidarlos apropiadamente.

Desde luego, esto también ha incrementado la conciencia de las necesidades de los degús como roedores de compañía únicos.